10 cosas graciosas que han pasado en Instamaki


Si te pensabas que solo entregamos sushi a domicilio, no te creerás todas las historias que nos han llegado a pasar. ¿Quieres saber algunas de las historias más divertidas que han pasado por Instamaki? ¿Preparados? Vamos allá.

 

  1. Haz el producto a tu gusto.

Una clienta se decide a llamarnos para hacer un pedido. Uno de los productos que quiere es el California Trufado, aunque nos pide por favor que le quitemos un ingrediente porque no es de su agrado. ¿Os imagináis cuál? ¿Salmón? ¿Aguacate? ¡NO! ¡¡¡El queso trufado!!! ¿De verdad? ¡Pero si eso es un California Maki sin más....! Visto, en Instamaki hacemos productos al gusto ;)

 

  1. Amor por Instamaki

Uno de nuestros clientes, es tal el aprecio que siente hacia nosotros, que nunca se olvida de dejarnos un breve comentario en su pedido comentando: “¡Sois los putos amos!”.  Querido cliente, esperamos cumplir más pedidos a tu lado. Por muchos pedidos más. Gracias.

 

  1. ¿Y las llaves pa’ cuándo?

¿Nunca os ha pasado que os habéis olvidado las llaves en casa? Seguro que sí, ¿a quién no? Pues en Instamaki tenemos clientes de este tipo. Un cliente nos llamó después de haber realizado el pedido para comentarnos que se había olvidado las llaves en casa y no tenía como entrar. Nuestro repartidor tuvo que hacer tiempo para que el cliente pudiera llamar a un cerrajero y así poder abrir la puerta de su casa. Al cabo de una hora, nuestro repartido se dirigió hacia el domicilio para poder entregarle el pedido. Estamos seguros que nunca antes este cliente había comido sushi con tanto placer y satisfacción.

 

  1. ¡Help! Atrapado en casa

Uno de nuestros clientes tenía muchas ganas de comer sushi, recibimos su pedido, pero cuál fue nuestra sorpresa? ¡Estaba encerrado en su casa! Su mujer se había ido de fiesta con las amigas y había dejado encerrado a su marido en casa. Pero en Instamaki no nos rendimos, así que hicimos todo lo posible para que pudiera recibir su comanda. ¿Queréis saber cómo? Llamamos a los vecinos de los lados para poder pasarle el pedido por el balcón, pero estaban a mucha distancia uno del otro, así que nos fue imposible poder entregárselo.

Pero…¿Y a quién no han dejado encerrado en su propia casa alguna vez? jeje

 

  1. Take Away Rules

Una noche en el Take Away de Instamaki, una chica hizo un pedido. Ya era hora de cerrar y la clienta no apareció para recogerlo. Nuestro repartidor se estuvo esperando para ver si aparecía alguien, pero no fue así. Decidió salir a buscar a la chica, porque vivía cerca y de camino se encontró con una chica yendo dirección al local y llorando. Resultó ser ella. Su novia la había dejado y estaba llorando desconsoladamente, y con el disgusto se le había ido el apetito. Pobrecita, el amor es cruel. Con el hambre no se juega.

 

  1. Love is in the air

En Instamaki nos encontramos con clientes que desprenden mucho amor. Con esto queremos decir, que tienen mucho interés en nuestros trabajadores, ya que cuando llaman para realizar su pedido, aprovechan y preguntan por el nombre de quien les atiende, su edad, cómo es físicamente, cosas sobre su vida, si le puede dar su whatsapp… Bravo por esos clientes que están ahí pico y pala, día sí y día también. ¡Bravo!

 

  1. Instamaki around the world    

Una de nuestras clientas nos llamó desde Uruguay porque iba a realizar una fiesta y quería que de cualquier forma le enviáramos nuestro sushi. Solo quería el sushi de Instamaki. Muy a nuestro pesar no se pudo realizar ese pedido, ojalá algún día lleguemos tan lejos.

 

  1. Nunca sabes cómo acabará la noche

Uno de nuestros repartidores, cuyo nombre no vamos a mencionar (danos las gracias Raúl), estaba repartiendo el último pedido y de allí se iba a su casa, pero no sabía con quién se encontraría en el último  pedido. Un grupo de chicas celebrando un cumpleaños, que lo invitaron a cenar con ellas y a más de un chupito. No podemos desvelar el final de la historia, ya que nuestro repartidor nunca nos lo acabó de contar. También tenemos que decir que todo ocurrió ya fuera de horario laboral.

 

  1. Instamaki & First dates

Nuestros repartidores hacen km y km para poder llevar los pedidos allí donde nos piden y cuando nos piden. Pero nunca te puedes imaginar qué puede pasar a la que te abren la puerta. ¿Y si os digo que se convierte en una cita? ¿Os lo creéis? Así es, alguno de nuestros clientes ha pedido una cita a alguno de nuestros repartidores. ¿Habrá habido una segunda?

 

  1. Instamaki, ¿conocéis 100% vuestra carta?

Cada llamada es un mundo y a continuación veréis el por qué. Una de nuestras clientas nos llamó para decirnos que los productos que ella quería no estaban en nuestra carta, no entendíamos nada… Acabó colgando enfadada. Pero, ¿cuál fue nuestra sorpresa? Nos volvió a llamar, pero para pedirnos disculpas. ¿Por qué? ¿El culpable? Su hija… Resulta que la hija de nuestra clienta le estaba dictando unos productos que no eran nuestros, sinó que eran de otro restaurante… ¿Really?

 

 

 


Dejar un comentario




Sale

Unavailable

Sold Out