El anisakis, consejos sencillos para prevenirlo


El sushi es una de las preparaciones más conocidas de la gastronomía japonesa. Relativamente reciente en España, es cada vez más popular y consumido. Esto se debe a diversos factores: por un lado, su bajo contenido en grasas lo hace muy atractivo para las personas que cuidan su alimentación e incluso, llevan una dieta. Por otro, es muy fácil de comer, ya que son pequeños bocados. Y por último, su sabor, variado y exótico, hace que haya variedades de sushi para todos los gustos. Sólo tiene un problema: el anisakis.

El anisakis es un parásito que se encuentra en el pescado crudo. Si una persona consume el pescado infectado, con toda probabilidad puede también contraer el parásito. En ese caso, es posible sufrir una intoxicación de leve a moderada, con vómitos y dolor, o puede llegar a producir lesiones graves como la imposibilidad para respirar normalmente.

Los pescados más susceptibles de ser portadores son la merluza de más de 65 cm y el bonito. Y todos aquellos que no necesitan cocción para su consumo, como pueden ser los salazones, ahumados, marinados o conservados en vinagre. También los cefalópodos, como la sepia o el calamar y los crustáceos, como la gamba o la cigala pueden contagiar la infección. En cambio los bivalvos, como el mejillón o la almeja, no son peligrosos.

Consejos para evitar el contagio por anisakis

Para evitar la infección, lo mejor es cocinarlo a altas temperaturas o bien congelarlo. Si se opta por la primera opción, lo aconsejable es someter al pescado crudo a un proceso de cocción que supere los 60º. También se puede congelar el pescado durante un mínimo de 48 horas a -18º. De esa manera el parásito muere y consumir el alimento crudo ya no implica ningún riesgo.

Pero comer pescado crudo no implica necesariamente contraer este parásito. Tomando unas sencillas precauciones es posible prepararlo y consumirlo sin ningún peligro. Lo primero y fundamental es obtener el pescado de un proveedor de confianza que trabaje productos de primera calidad. Una vez comprado, eviscerarlo inmediatamente evita que las larvas del parásito pasen al músculo.

Cómo comer pescado crudo sin riesgos

En efecto, comer pescado crudo no implica ingerir este parásito; tomando unas sencillas precauciones es posible consumirlo sin riesgo.

Ya limpio, hay que congelar el pescado. Para evitar que se deteriore durante este proceso, es mejor congelarlo en piezas grandes; a poder ser, los lomos enteros y dentro de bolsas de vacío. Procurar no tenerlo congelado demasiado tiempo, con 48 horas es suficiente. Para descongelarlo, hay que dejar la pieza en la nevera y que pierda el frío lentamente. Una vez descongelado, habrá que lavarlo con agua fría y salada, secarlo bien y dejarlo de nuevo en la nevera hasta su preparación.

En Instamaki mantenemos una estricta política de calidad y controlamos el proceso de congelación del pescado para evitar cualquier riesgo de anisakis. Elaboramos nuestro sushi con los mejores ingredientes: fresco, a tu gusto y al momento. Saborea tus makis, nigiris o sashimi con total tranquilidad y disfruta sin miedo de la mejor cocina japonesa.


Dejar un comentario




Sale

Unavailable

Sold Out